Una Historia de Nicaragua

Nunca he ido a Nicaragua, y aunque el destino me dijera lo contrario, nunca supe que tendría tanta conexión con él.

Llevé los últimos dos años y medio de educación primaria en un pequeño colegio Montessori. Habíamos pocos alumnos, así que nos ponían en diferentes grados en cada salón. Los de maternal y kinder en uno, los de primero a tercero de primaria en otro, y los de cuarto a sexto en otro. Medio año estuve con cinco niños de cuarto, quinto y sexto, luego un año con un niño de cuarto y otro de sexto, y al final estuve sólo con dos niños de cuarto. Éramos muy independientes y estudiábamos nuestras materias por nuestra cuenta y a nuestro propio ritmo, pero nos llevábamos bien y platicábamos mientras compartíamos el lonche. A veces nos visitaban los pocos niños de los primeros tres años de primaria, o íbamos a ayudar a los niños de kinder.

Quizás por eso me atrae tanto la idea de rentar un espacio en una oficina de coworking, porque el estilo de mi escuela era similar y agradable. Ha sido la mejor institución en la que he estudiado jamás, y ahí aprendí mucho más que en cuatro años y medio en primaria mixta religiosa y que en tres años en secundaria de monjas.

Uno de los niños de primero de primaria se llamaba Alejandro. Parecía tener alguna condición del espectro autista, pero estaba en todas partes. Quería mucho a una de las maestras que nos cuidaban, y por eso nos iba a visitar a cada rato. Cuando se acercaba la hora del recreo, llegaba corriendo por el pasillo hasta nuestro pequeño salón. Al entrar, casi resbalándose, nos pedía que si íbamos a comprar galletas. “¿GALLETAS A COMPRAR?”. No podíamos ir a la tienda y los maestros nos pedían ir con nuestro lonche preparado, pero si traíamos galletas, le dábamos. Pero él quería IR a la tienda a comprar galletas. Quería el paseo. El seguro de la escuela no nos podría proteger en caso de tragedias cruzando la calle, así que se quedó con las ganas.

Había una caricatura que se llamaba Los Grafitos (Stickin’ Around). Uno de los personajes era un niño que gritaba “¡SANTAS MACARELAS!”, y Alejandro también lo hacía. Creo que sólo él y yo veíamos ese programa. Era parte de Ventana de Colores antes de que brincara el tiburón y tuviera conductores haciendo chistoretes.

Otra cosa por la que destacaba Alejandro era su conocimiento sobre banderas del mundo. Tenía apenas nueve años, pero se las sabía todas. Su favorita en especial era la de Nicaragua. Entraba al salón y decía “Nicaragua”, agarraba el diccionario y nos enseñaba la bandera de Nicaragua entre las ilustraciones. Le preguntábamos cuál era la bandera de tal país, y nos la señalaba. Pero la de Nicaragua era su favorita. Con emoción y en unos cuantos trazos la dibujaba de memoria en el pizarrón.

Bandera de Nicaragua
Bandera de Nicaragua

Quince años después, fuera de México y en un continente distinto, me vuelvo a topar con Nicaragua. Estoy en Leicester, ciudad gemela de Masaya, Nicaragua. Ambas regiones tienen un historial en la fabricación de zapatos, así como una conexión comunitaria. Leicester Masaya Link Group coordina proyectos tanto aquí como allá, ya sea ayudando a que los habitantes de allá mantengan negocios sustentables, como creando conciencia en esta ciudad sobre las costumbres de la otra.

Conocí este grupo gracias a Ruth Northey, representante de Streetbank en mi colonia. Ella es de Irlanda del Norte, pero habla perfecto español y pasó unos años en Managua. Allí se casó y tuvo a una hija. Luego trajo su familia a su región de origen, donde tuvo a su segunda hija, se divorció y terminó con una vida nueva en Leicester. Las niñas sólo hablan en español con su papá, pero he estado dándoles clases de vez en cuando para que practiquen el idioma con más frecuencia.

Este sábado, entre diez de la mañana y cuatro de la tarde, la gente de LMLG va a estar en la Friends Meeting House en Queens Road, Leicester, LE2 1WP. Llevarán fotografías de los primeros años de la organización y de algunas actividades aquí y allá. Si viven en Leicester o en las East Midlands y tienen algún vínculo con Masaya, Nicaragua o América Latina en general, sería lindo contar con su asistencia.

Bandera de Nicaragua
Nicaraguan Flag

This Saturday, between 10AM and 4PM, the people of Leicester Masaya Link Group will be at the Friends Meeting House on Queens Road, Leicester, LE2 1WP. They will take photographs of the first years of the organisation and of some activities here and there. There will be traditional food, conversation and the opportunity to share memories about this city and its Spanish-speaking twin. If you live in Leicester or East Midlands and you have any link with Masaya, Nicaragua or Latin America in general, it would be lovely to count on your presence.

One thought on “Una Historia de Nicaragua

  1. Thanks for the Streetbank mention Cynthia – we love Ruth! It would be great to say hello by email – can we drop you a message? Thanks, Tess from Streetbank 🙂

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s